Propósitos skincare 2022 básicos

Ya que empieza un año nuevo, os planteamos 7 propósitos skincare, fáciles de cumplir, para este 2022. New year, new skin.


Estos propósitos no tienen sentido si no los realizas todos conjuntamente. Porqué juntos, aportan el equilibrio para una piel nueva este año, si quieres empezar a cuidar tu piel y ver resultados.


Por eso son objetivos básicos, para poderlos realizar conjuntamente sin esfuerzo, y que formen parte de tu día a día, en el cuidado de tu salud.


1. Aplícate el solar cada día


Es el mejor producto antiedad, porque protege del fotoenvejecimiento, evitando la degradación del colágeno, la oxidación cutánea y las manchas. Recuerda que, si no utilizas el solar a diario, no verás resultados en tus tratamientos despigmentantes o anti-arrugas, como tampoco mejoras en estados de deshidratación o sensibilidad de la piel.


Al mismo tiempo estas reduciendo el riesgo de padecer cáncer de melanoma, aplicar el solar a diario, es la mejor prevención efectiva para evitar el daño celular.

El melanoma ha aumentado un 50% en la última década y más del 90% de los cánceres cutáneos son consecuencia de la exposición solar. Proteger la piel no es un juego, es un tema serio que deberíamos tener presente todo el año y no sólo en los meses de verano, ya que el daño no aumenta o disminuye en función del calor.


No siempre es necesario usar el factor más alto o aplicarlo varias veces al día, pues todo dependerá del lugar en el que se estés y la intensidad del sol (estación del año, ciudad, playa o montaña). Por ejemplo, si alguien está en un lugar cerrado, con aplicar un factor 30 será suficiente, y no hace falta reaplicar cada 2 horas, los filtros fotoestables duran unas 6-8h aproximadamente en ambiente cerrado. Por el contrario, si se encuentra al aire libre y además realizando ejercicio físico, requiere aplicar factor 50, y reaplicar cada 2 horas cualquier día del año. Ante la duda, siempre reaplicar el protector solar, aquí la frase sería “cuanto más uso mejor”.


Aclaración: si se utiliza un cosmético que contiene protección solar (por ejemplo, crema con factor 15), su factor no se suma al del protector solar (por ejemplo, con spf30), la protección no es de 45, sino que sólo de 30.



2. No te acuestes sin limpiarte el rostro


Coger el mal hábito de no limpiarse el rostro acelera el deterioro de la piel, de forma más inmediata, estimula la aparición de irritaciones, incrementa el acné y bloquea los poros. Es muy importante a diario retirar el maquillaje, el sudor, las impurezas, la polución y el exceso de grasa, por la noche. Esto reducirá los puntos negros, ayudará a prevenir arrugas, evitará o reducirá las irritaciones, mejorará el acné.


Un tip para no caer en la pereza y lograr limpiarte el rostro cada noche, y realizar la doble limpieza nocturna, es limpiarte el rostro al llegar a casa, no esperar al momento de acostarte.



3. Agenda consulta con farmacéutica especialista en cada cambio de estación.


Forma parte de tu salud y bienestar estar conforme con el estado de tu piel, no esperes a tener algún tipo de sintomatología o problemas cutáneos para recurrir a un especialista. Antes que lleguen los problemas, revisa tu rutina dermocosmética con un farmacéutico especialista.


Nosotros tenemos un servicio de dermoasesoría online muy efectivo, porqué es un método muy personalizado, dónde te ayudamos a conocer tu piel y los productos que utilizas.


Recomendamos realizar mínimo 4 dermoasesorias al año, para adaptar tu rutina cosmética a cada estación del año y porque si queremos tener una piel sana y vital se tiene que realizar un seguimiento, ya que es un órgano que no es estático y constantemente hay factores que impactan en su estado base, como el uso inadecuado de algunos cosméticos (por ejemplo, cuando compras algunos cosméticos que no se pueden combinar con los que tienes en casa), la edad, el sol, el estrés, la contaminación, el frío, el calor, el metabolismo, el sueño, etc.


Además, realizar las dermoasesorias, te ayuda a prevenir posibles problemas dermatológicos, porque te derivamos rápido al dermatólogo, cuando es necesario, si detectamos alguna sintomatología vinculada con alguna posible patología cutánea.




4. No te dejes la hidratación diaria corporal y facial


Es básico para mantener la función barrera de tu piel y la relación simbiótica con tu ecosistema de microorganismos denominado microbioma cutáneo, tengas la piel seca, mixta o grasa, solo tienes que escoger la galénica de la crema, según el tipo de piel. Hidratando la piel a diario, evitas deshidratación, que cursa con picor e irritación, y aparición de arrugas.



5. Bebe agua cada día


Es importante para la salud integral de tu cuerpo, si no bebes suficiente agua se nota en tu piel, porque pierde elasticidad, turgencia y se deshidrata. Esto deja la piel más vulnerable a contaminantes que irritan la piel y a bacterias.


Se tiene que beber durante todo el año, en épocas cálidas porque debido al calor aumenta la pérdida de agua transepidérmica y en épocas frías, porque el frío altera la barrera cutánea, y por consiguiente se pierde más agua transepidérmica, de lo normal, otra vez.


Un adulto sano necesita unos 35 ml de agua al día por kilo. Es la recomendación general de los organismos científicos como la OMS. Una persona de 50 kg necesita 1,7 litros; una de 60 kg, 2,1 litros; una de 70 kg, 2,4 litros; y una de 80 kg, 2,8 litros.



6. Evita tocarte la cara constantemente


Las manos son la parte del cuerpo más sucia, porqué es dónde se acumulan más bacterias durante el día. Si eres de tocarte la cara constantemente, te aconsejo que introduzcas en tu vida diaria el gel desinfectante de manos y te limpies siempre que puedas las manos.



7. Incorpora un exfoliante idóneo para tu piel en tu rutina semanal


Eliminar las células muertas y suaviza la piel, esto ayuda al proceso de renovación de la piel, crece otra capa de piel nueva. El uso de un exfoliante tiene varios beneficios, si se utiliza con la frecuencia adecuada y escoges el idóneo para tu piel.


Un buen exfoliante optimiza y perfecciona el estado de la piel, colaborando en las funciones de reafirmar, suavizar la textura de la piel, hidratar, equilibrar el tono de la piel y reducir las arrugas y las líneas de expresión.


La frase “Menos es más” se puede aplicar en este caso, porqué si lo utilizas mal, con un exceso de frecuencia, o uno inadecuado para tu piel, o empiezas exfoliando 2 días a la semana sin haber utilizado nunca un exfoliante, o lo combinas con otro cosmético con acción exfoliante, puede causarte problemas, como notar la piel deshidratada y/o sensibilizada.

26 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo